‘‘Las ventas de mi restaurante han mermado’’, ‘‘la inversión no supera las ganancias’’, ‘‘estoy frustrado porque mi restaurante está en una mala racha’’, ‘‘¿Será que por tener un negocio pequeño, no logro posicionarme?’’, estas son algunas de las alertas que se prenden en nuestro cerebro cuando vemos que las cosas no van del todo bien en nuestro negocio gastronómico.

El incursionar en el mundo de los restaurantes, es como estar en una ‘‘montaña rusa’’: tiene sus altos y sus bajos. Cuando llegan estos últimos, lo ideal no es caer en depresión, ni cerrar el negocio de buenas a primeras.

No es una situación exclusiva del sector de restaurantes, ya que todo negocio y/o emprendimiento pasa por este tipo de inconvenientes. Aunque es un asunto peculiar, existen formas de salir adelante y redimensionar tu proyecto para que sigas adelante, así que prende los fogones y conoce cuáles son estas estrategias que te mantendrán a flote.

Lo que debes hacer antes de rendirte

Motivarse

Lo primero que debes hacer es apagar todas esas alertas negativas que hay en tu mente, por lo que un poco de motivación no nos vendría nada mal. Hay que tener control sobre la mente y no permitir que la negatividad gane terreno con nosotros.

Recurre a especialistas en la materia

Un poco más calmados, lo ideal es dejarle este asunto a los especialistas en la materia, es decir, los mercadólogos; pero también podremos emplear innumerables tácticas que nos ayudarán a mantener el negocio a flote.

Utiliza las redes sociales

Entre las distintas actividades que podemos realizar, lo primero es hacer usos de las redes sociales: abrir una cuenta en Facebook o Instagram en las que demos a conocer qué vendemos y qué hacemos en nuestras cocinas, además de mostrar nuestro menú y actualizarlo frecuentemente.

Una estrategia que nunca falla es lanzar promociones a través de estos medios, por ejemplo: trivias en las que se le obsequie algo a los ganadores o a tus más fieles seguidores.

El uso de las distintas promociones especiales

Una de las grandes aliadas de los restaurantes es la televisión. Para ello, se puede sacar provecho de los grandes eventos como: la Eurocopa, Clásicos como Real Madrid versus Barcelona, peleas de boxeo, etc. y hacer promociones especiales para esos días. Por lo tanto, invertir en buenas pantallas de televisión puede ser de muchísimo provecho.

No puedes dejar pasar por alto días significativos como: Día del Padre, Día de la Madre, San Valentín y Navidad, entre otros. También puedes idear platillos únicos e invitar a tu audiencia de redes sociales, páginas web y demás medios de comunicación a diseñar un menú especial para esa ocasión.

Normalmente, siempre hay clientes que siempre vuelven: bien sea por el servicio o por la comida, a estos los denominamos ‘‘clientes frecuentes’’. A ellos se les debe dar un trato especial, de manera tal que se sientan ‘‘como en casa’’, por lo que llamarlos por sus nombres, darle algún platillo de cortesía o una copa demás, podría sumar puntos a tu favor.

También podrías crear una tarjeta en la que reúnas cinco consumos y al sexto, tendrás un regalo sorpresa o una cena/almuerzo de cortesía. Esta es una estrategia a tu favor que hará que la clientela regrese porque sabe que su lealtad está siendo premiada.

No todas las batallas se ganan con precios: debes asegurarte que el servicio al cliente de tu restaurante sea óptimo y además de ello, que sea mucho mejor que el de tu competencia. Esta es una fortaleza muy difícil de superar.

Y recuerda que en pleno siglo XXI, si una empresa no está en Internet, prácticamente no existe. Crear una página web no le vendría mal a tu restaurante, ya que en ella puedes exhibir el menú, las fotos, etc. Esto te ayudará a proyectarte más allá de tu localidad, sobre todo para los turistas que buscan información antes de llegar a algún lugar.

Con todas estas estrategias estamos seguros de que la balanza se pondrá a tu favor y la inversión será menor que las ganancias en tu restaurante ¡Aprovéchalas!