Los cambios siempre son buenos, por lo que debemos estar constantemente en la búsqueda de mejorar (incluso, en el caso de que las ventas estén con buenos números) y reconocer que debemos abrirnos a constantes innovaciones. Esto será un paso de suma importancia para grandes logros.
¿Sabías que con pequeños cambios en tus estrategias de negocios puedes repotenciar las ventas en tu restaurante frente a pocos o muchos competidores? Conocer bien el mercado y hacer un análisis exhaustivo de esto, te llevará a ser el local favorito de la cuadra.

El primer paso: conocer nuestro restaurante

En los tiempos que corren, conquistar un mercado y mantenerse posicionado podría llegarse a parecer a una batalla medieval entre tus negocios y el de tu competencia en el que ambos luchan por ganar la mayor porción de terreno (clientes).
Lo primero que debes conocer para poder salir a competir en el mercado, son las fortalezas y debilidades de tu propio negocio. Tal cual como dicen los especialistas en mercadeo, ‘‘hay que estar bien dentro de la casa y tener todo ordenado, para poder salir a vencer nuestros competidores’’.
Para poder llevar a cabo este estudio, es necesario hacer un análisis FODA o -como es conocido en la actualidad- DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades). En éste, vamos a examinar cada característica del restaurante, haremos especial énfasis en qué nos diferencia del entorno, cuáles son las oportunidades que debemos maximizar y cuáles son las debilidades y amenazas que debemos solventar.
Entre los errores que debemos evitar, están:
• No tener un plan de negocio claro: este paso es importante, sobre todo si eres nuevo en el mercado. En él están declarados los objetivos de tu restaurante, los cuales serán sometidos a revisión constante.
• No crear menú propio: cuando conocemos cuáles son los clientes que queremos en nuestras mesas, debemos diseñar un menú conceptualizado, que tenga identidad propia, con sabores singulares y un sello original que esté de la mano con el concepto del restaurante.
• Los clientes llegan solo: para poder lograr tener todas las mesas ocupadas, debemos construir una propuesta atractiva que logre captar comensales.

¿Con quién compito?

Debemos conocer muy bien quién es nuestra competencia: no todos aquellos restaurantes que venden u ofrecen los mismos platillos que tú son tu competencia. Para ello, debes investigarlos bien, hacer algunas llamadas, saber cómo llevan su negocio, además de saber cuáles son sus fortalezas y sus debilidades.
Aplica la estrategia de ‘‘mistery shopper’’ (comprador encubierto) y visitarlos para probar su comida y así poder comparar la calidad con respecto a tu negocio. Las batallas se ganan cuando conoces bien a tu adversario.
¿Quiénes son mis competidores?, ¿Cuánto tiempo llevan en el mercado?, ¿Cuáles son los productos que ofrecen?, ¿Cuáles son sus horarios?, ¿Tienen sucursales?, ¿Cómo es su servicio de atención al cliente?, ¿Sus clientes hablan bien de ellos? Estas son algunas de las cosas que debes conocer de tus competidores, además de cómo están posicionados en las redes sociales (sin duda alguna, una de las armas más poderosas del mercadeo en la actualidad).

Sácale el jugo al mercadeo

Si quieres vender, debes dar a conocer tus productos y qué mejor manera de hacerlo a través de estrategias publicitarias efectivas. No creas que esto es sinónimo de grandes inversiones de dinero; muchas veces se pueden empezar con las más económicas como el manejo de redes sociales, eso sí, con un especialista. Contrata un community mánager, que es el profesional calificado que posicionará tu restaurante entre tantos en las redes sociales.
Tener tu propia página web, concursos especiales, hacer eventos, invitar personalidades reconocidas en tu región y hasta influenciadores, le darán ese toque distintivo a tu local y lograrás lo que solo algunos pueden: tener todas las mesas llenas y clientes esperando.